La peor cara del deporte

En los últimos dos años dos entrenadores han sido condenados por abusos a menores; los procedimientos penales han incrementado y los expertos alertan sobre el caldo de cultivo en el ámbito deportivo

La peor cara del deporte

En los últimos dos años dos entrenadores han sido condenados a más de 15 años de prisión por abusos sexuales a menores. Miguel Ángel Millán, técnico de atletismo, abusó de dos atletas menores a los que entrenaba en Tenerife y de once más que declararon como víctimas-testigos en el juicio (entre ellos el subcampeón olímpico en Barcelona 92, Antonio Peñalver). No pudieron denunciar porque los delitos habían prescrito, pero su testimonio fue fundamental. Millán fue condenado en febrero de 2019. Carlos Franch, entrenador de gimnasia artística de Betxí, un pequeño pueblo de la provincia de Castellón, también abusó durante más de dos décadas de 12 gimnastas, algunas menores de 13 años. Se dictó sentencia a finales de noviembre. Ambos están en la cárcel. Ambos utilizaron su poder para cometer tales acciones durante años y años: en el silencio y con la indiferencia de las federaciones. ¿Estas dos históricas sentencias en tan poco tiempo pueden marcar un cambio en el deporte español? ¿Los deportistas están perdiendo el miedo a denunciar?

Seguir leyendo